El masaje sensual como medio para estimular a tu pareja (18/09/2005)

Existe una queja generalizada en un gran número de mujeres a la hora del disfrute de una relación sexual, y esa queja es que sus parejas no las estimulan lo suficiente como para encender la pasión mínima y necesaria de ese momento. En todos nuestros tratamientos sexológicos insistimos desde el inicio en que ambos miembros de la pareja se tomen el tiempo para desarrollar un buen preámbulo de besos y caricias (preámbulo que probablemente nunca se desarrollo o que se ha perdido en parejas con muchos años de relaciones). El masaje sensual es una técnica excelente para hacer que tu pareja desee una relación sexual excitante.


Cuando practiques este método de estimulación erótica, emplea una loción especial para masajes, la ideal sería aquella con aceites aromáticos diluidos que resulten sensuales. Estos son los pasos a seguir:

-Tu pareja debería tumbarse desnuda boca abajo. Extiende loción de masaje en su espalda con un movimiento circular amplio para calentar la piel. Continúa con movimientos lentos, deslizantes y fluidos que sigan las curvas y los contornos de su cuerpo. Si encuentras un músculo agarrotado o tenso, masajéalo con suavidad. -Pregúntale a tu pareja lo que le gusta, un juego interesante es que ella misma te diga del 1 al 9 cuales son las zonas de su cuerpo donde más disfruta estas caricias.

-Una vez que hayas terminado con la espalda, cúbrela con una toalla y desplázate hacia las nalgas y la parte posterior de una pierna (trata de mantener la otra tapada). -Masajea la pierna izquierda desde las nalgas hasta el pie, después cubre esa pierna y dedícate a la otra.

-Pídele que se dé la vuelta para que puedas masajearla por delante. Acaríciale con cuidado la zona de los pechos y los hombros. Después baja lentamente hasta llegar al abdomen y después hacia las piernas. Empieza a provocarla un poco deslizando los dedos cerca de sus pechos y genitales para después retirarlos. Cuando empiece a sentirse excitada, masajéale los pechos y pellízcale con cuidado los pezones para ver si le gusta. Finalmente, masajea la cara interior de los muslos, una zona sumamente erógena para la mayoría de las mujeres. Alterna los movimientos firmes con los suaves, acercándote lentamente a sus genitales. Si quieres practicar el sexo oral, acuérdate de no poner nada de aceite o crema en la zona, o bien utiliza un lubricante que pueda ser comestible (por ejemplo, aceite de oliva, nata, yogurt o algún gel de diferentes sabores). El clítoris es la parte más sensible de los genitales femeninos y debería estimularse una vez que tu pareja esté bien excitada. Utiliza caricias lentas y suaves con mucha lubricación.

-En este momento, los dos deberían estar excitados, y tienes que decidir si quieres que tu pareja disfrute del orgasmo con tus manos, tu boca o continuar con la penetración.

Aceites aromáticos

Ylang Ylang:
esencia muy dulce que estimula los pensamientos eróticos.

Tuberosa: su rico y cargado aroma potencia la sensación de sensualidad.

Jazmín: su efecto poderoso y seductor te ayuda a relajarte y a combatir el estrés.

Aceite de rosas: esencia erótica, llena de misterio oriental, que propicia el acercamiento.

Rosa de Marruecos: desprende un olor a tierra con un matiz erótico, caliente y oscuro.

Sándalo: esencia dulce y rica con propiedades relajantes y seductoras.

Fuente: Mejora tu vida sexual. Sarah Brewer. Gran Bretaña. Traducido por Ediciones B. Grupo Zeta. Barcelona. España.

Preguntas al sexólogo

1.- Nunca me han provocado las relaciones sexuales y generalmente cuesta que mi novio me penetre, además de eso en pocas ocasiones llego a lubricar. ¿Será esto normal? Susana, 21 años, Caracas, vía Internet.
El deseo sexual hipoactivo, inhibido o anafrodisia consiste en deficiencia o ausencia de fantasías sexuales y del deseo por la actividad sexual. Las mujeres con trastorno de la fase de deseo tienen poco interés por la búsqueda de estimulación sexual, pero afortunadamente conservan su capacidad para excitarse sexualmente y experimentar orgasmos si su pareja las busca desde el punto de vista sexual. Una solución para ti sería permitir los avances amorosos de tu pareja con la convicción y la disposición de tu parte de disfrutar esos encuentros sexuales. Si esto falla, necesitarás ayuda especializada.

2.-Mi esposa no lubrica nada y se queja de dolor durante la relación sexual. Ella me dice que necesita más tiempo de lo normal para excitarse ¿Por qué? Carlos, 25 años, Caracas, vía Internet.
Los trastornos de la excitación suelen ir unidos a los del orgasmo, pero no necesariamente; de ahí que se traten como entidades aparte. Algo muy frecuente es la interrupción brusca de la excitación en pleno juego sexual o incluso durante el coito. Suele verse en mujeres que se quejan de falta de concentración. Ocasionalmente se podrá reiniciar la estimulación y recuperar la excitación, pero lo frecuente es que, con la interrupción, la mujer dé por terminada la relación sexual, sin que ello impida al hombre, muchas veces, seguir adelante, generándose así una situación inadecuada. En otros casos, la excitación no “se corta”, sino que aparece con lentitud o, mas exactamente, con demasiada lentitud en comparación con el hombre. Podrías intentar un masaje sensual antes del coito, de esta manera aumentarás ese nivel de excitación necesario para que ella alcance su placer sexual.



Fuente: Dr. Miguel Sira
Correo Electrónico: miguel@miguelsira.com para sugerencias y comentarios.

Links de Interes

Otros artículos del mes de septiembre

Otros artículos del 2005

Página de Inicio Miguelsira.com

Revista Dominical

Sociedad Internacional de Medicina Sexual. ISSM

Venezuelaenpareja.com



Elija un mes para ver los artículos
Años 2005 y 2006
  • Enero
  • Febrero
  • Marzo
  • Abril
  • Mayo
  • Junio
  • Julio
  • Agosto
  • Septiembre
  • Octubre
  • Noviembre
  • Diciembre